lunes, 12 de noviembre de 2012

ESPAÑA VA A CAMBIAR

Cataluña siempre ha sido la vanguardia de España, tanto a nivel cultural como económico.

España, país de convicciones fuertemente religiosas y conservadoras, siempre ha cogido, de una manera selectiva, aquello que Cataluña le ofrecía.

Cataluña tira y España frena. Cataluña es el hijo moderno y España es el padre/madre que le advierte y le frena. EN MUCHOS ASPECTOS YA ESTÁ BIEN QUE SEA ASÍ.

Pero ARTUR MAS, presidente de Cataluña, continuando con la parábola, ha advertido que CATALUÑA SE QUIERE EMANCIPAR.

Todos sabemos que los padres no pueden retener a los hijos para siempre, LES DEBEN DEJAR VOLAR Y ESPERAR QUE VUELVAN SIEMPRE.

Ahora mismo, el sector más constitucionalista ( de la Unidad de España ) está utilizando la táctica y el argumento del miedo, y, en mi opinión, se están equivocando.

Me explico: EL NO POR RESPUESTA no se acepta "a pies juntillas" para siempre. El discurso del miedo tiene que estar apoyado por unas realidades políticas, sociales y económicas verdaderas.
Cuando eres pequeño, tu padre te dice NO y es NO. En cambio, cuando eres mayor, tu padre te tiene que argumentar ese NO con un PORQUE, si no, NO es convincente.

En esta tesitura, los argumentos a favor y en contra parecen dar la razón al Sector Catalanista, que, como mínimo, pide estructuras de estado y un reconocimiento más formal de su "hecho/realidad diferencial", como dicen ellos.

ESPAÑA, entonces, si quiere mantener a la familia unida, tendrá que satisfacer algunas de las peticiones de su HIJO/CATALUÑA
Tendrá que saberle explicar porque todavía no funciona el AVE (Barcelona-Francia) en Cataluña, porque se incumplen de manera sistemática los presupuestos de inversión en infraestructuras en Cataluña, porque no se fomenta a Barcelona como capitalidad económica de España y no centralizarlo todo en Madrid, porque la prensa fomenta la mala imagen de los catalanes y Cataluña, porque se penaliza el Aeroport del Prat (quintuplicando la inversión en Barajas), porque se ataca y no se protege la lengua débil (que es el catalán ) en Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares....

Con el discurso del NO, España va a perder, seguro. Ahora, y no más adelante, es el último momento para sentarse en la mesa y tomar decisiones de IMPORTANCIA CAPITAL.

Y en esta negociación, las dos partes van a tener que ceder, Y MUCHO!
Si se ponen de acuerdo, el acuerdo NO VA A SATISFACER A NADIE!
La decisión será "a regañadientes" por ambas partes.

Pero ya saben, los equilibrios para que las familias funcionen son muy débiles. En el punto de equilibrio todo el mundo hace equilibrios.