lunes, 17 de diciembre de 2012

LA ERA DE LA SOBREINFORMACIÓN

La revolución internauta ha significado un cambio de paradigma sobre la información.

Antes, los libros de referencia, los diarios de referencia, los periodistas de referencia eran la única voz autorizada para informar sobre la supuesta realidad del mundo. Su opinión y tendencia informativa iban a misa!

Ahora, en un mundo donde la información corre a través del web, la información es torrencial y/o transversal, es espontánea y/o elaborada, es contrastada o no verificada, es sesgada o imparcial; la información es mucho más amplia y divergente y sus opiniones son más variadas.

Antes la gente leía un diario ( ahora 15 en internet), antes teníamos la opinión de 4 o 5 amiguetes ( ahora de 350 twitteros), antes veíamos 2 canales ( ahora 70 televisiones), etc..etc...

NOS ESTAMOS EMBORRACHANDO DE INFORMACIÓN Y ESTO PUEDE TENER EFECTOS NEGATIVOS. ES IMPORTANTE CONTROLAR Y DOSIFICAR ESTE FLUJO SI NO QUIERES QUE TE ESTALLE LA CABEZA.


Hay información sesgada, de poca calidad, tendenciosa, verdadera o falsa.
Pero todavía es mas importante analizar si esta información es: innecesaria para nuestra voluntad, perjudicial para nuestra persona, hiriente para nuestra sensibilidad, injerente para nuestra intimidad e incluso perjudicial para nuestra salud.

EN ESTOS TIEMPOS, una actitud fundamental para la salud psíquica de la gente, que proteja nuestro ánimo, integridad psicológica y salud, ... es la de APRENDER a DESCARTAR, DISCRIMINAR Y FILTRAR la información que recibimos.

NO TODOS LOS LIBROS TIENEN QUE SER LEÍDOS NI TODAS LAS OPINIONES TIENEN QUE SER ESCUCHADAS.

Ser selectivo con la información que introducimos en nuestro cerebro va a determinar nuestra salud mental y nuestra felicidad.