martes, 7 de mayo de 2013

BARCELONA, CAPITAL DE ESPAÑA

Madrid y Barcelona son las dos ciudades más importantes de España.

Madrid es la capital del estado, donde reside el poder legislativo, ejecutivo y judicial. Madrid también ostenta el cuarto poder, el de la prensa y los medios de comunicación y, actualmente, aglutina las sedes de las grandes corporaciones internacionales y ostenta un peso económico muy importante.

Barcelona, por su lado, y por su historia más vanguardista, posee un modelo diferente. El modelo empresarial barcelonés tiende más a la pequeña y mediana empresa, sin descuidar la industria; y a un modelo empresarial más dinámico y una actitud más emprendedora. Barcelona bien posee grandes activos como son el comercio, la moda, la edición, el turismo y la cultura, entre muchos otros.

Resumiendo, podríamos decir que Barcelona es más heterogénea y variada, en cambio, Madrid, es más homogénea, institucional y poderosa.

Las dos ciudades y sus comunidades respectivas (Comunidad de Madrid con 6.370.000 habitantes y Cataluña con 7.300.000 habitantes) representan el 17,6% y el 18,7% del PIB español, respectivamente. Andalucía representa el 13,5% pese a tener 1.100.000 habitantes más que Cataluña, y el País Vasco, pese a ser la comunidad más rica en PIB/por habitante, respresenta el 6,2% del PIB español con 2.100.000 habitantes.

Pero, por qué Madrid es la capital del Estado?

A diferencia de Madrid, Barcino (Barcelona) ya existía en la época romana. Fue fundada por Amílcar Barca (padre de Aníbal) durante la Segunda Guerra Púnica (218 a 202 a.C), en cambio, la ciudad de Madrid se fundó en el siglo IX, durante el Al-Andalus (once siglos más tarde).

Ya en en siglo II se estima que Barcino tenía entre 3.500 y 5.000 habitantes y, según los escritos de Paciano, ostentaba una buena organización y un buen nivel económico.

Cabe destacar que Barcelona ha sufrido fuertes altibajos (que no podemos detallar aquí) pero Barcelona ha tenido varias épocas de esplendor. Barcelona llegaría a ser una de las principales potencias mediterráneas en los siglos XIII, XIV y XV, en competencia con Génova y Venecia.

Hasta los Reyes Católicos, las dos ciudades (Madrid y Barcelona) tenían destinos muy diferentes, y no fue hasta que Felipe II instaurara la capitalidad de España en la villa madrileña (1561), que Madrid no empezó su meteórica transformación (pasando de 13.000 habitantes en 1500, 65.000 en 1600, 140.000 en 1700, 168.000 en 1800. Por su parte, Barcelona tenía 20.000 habitantes en 1500, 32.000 en 1600, 34.000 en 1700 y 100.000 en 1800). Cabe destacar que Barcelona tenia 48.000 en 1300 y Madrid tenía sólo 3.000 habitantes.

Cifras a parte, la historia es caprichosa y Madrid es la capital del estado por varios motivos y no porque tuviese importancia económica en aquel momento. 1- Se encontraba entre Toledo y Valladolid. 2- Madrid se hallaba en el centro de España. 3- Madrid se encuentra en Castilla y Barcelona, aún cuando la unión de los Reyes Católicos, siempre ha sido otra cosa.


Disparidad de suerte

Después del auge del Imperio Español (siglo XVI y XVII), se produce su progresivo desmembramiento a lo largo de los dos siglos siguientes. Con la Guerra de Sucesión (entre Borbones y Austrias) y el Decreto de Nueva Planta de 1714, Barcelona pierde gran parte de su poder político y económico y su renacimiento como potencia cultural y económica se deberá exclusivamente a la voluntad de su pueblo.

Cabe destacar que la suerte de Barcelona y Madrid también fue dispar en la Guerra Civil Española (1936-39). Ambas ciudades habían quedado en el bando republicano, pero, después de la guerra, Madrid (bajo la orden de Franco) recuperó la capitalidad del Estado y, gracias al centralismo del régimen franquista, acaparó todo el poder político y económico. La suerte de Barcelona fue otra bien distinta.

Qué motivos explican esta disparidad si no es por el hecho diferencial catalán?

Quejas desde Barcelona.

Por qué Madrid tiene que tener la capitalidad de todo? No basta con la capitalidad política? Barcelona no se merece la capitalidad económica? O la capitalidad editorial? O de la moda? O ser la región estratégica en infraestructuras de la península ibérica?

La estructura radial del ferrocarril español potencia la villa de Madrid, al igual que la red de carreteras. Del mismo modo, AENA, gestor público de los aeropuertos españoles, favorece el Aeropuerto del Barajas y deja en segundo plano al Aeropuerto de Barcelona (aunque de una manera natural, Barcelona moviliza más tráfico aéreo que Madrid).

Barcelona, Capital?

Estos dos últimos siglos bien darían a Barcelona este privilegio, ya que Barcelona ( y Cataluña ) han sido la puerta de entrada de la cultura europea y del desarrollo industrial y económico. Con la revolución industrial del siglo XIX, Barcelona arrastró el resto de España a la economía moderna. Cataluña ha sido el motor económico y la fábrica de España durante los años 60 y 70.

Si Barcelona hubiese sido la capital del Estado, a fecha de hoy, el Aeropuerto de Barcelona sería un macro-aeropuerto que se erigiría como el más importante del sur de Europa. El corredor mediterráneo (que hace más de 20 años que se reclama) ya estaría construido y dinamizaría todo el comercio e industria desde Andalucía hasta Cataluña, el Aeropuerto del Prat tendría conexión con ferrocarril y el AVE Barcelona-París ya estaría funcionando. Quizás, por su situación estratégica, Barcelona se hubiese podido convertir en el centro logístico del sur de Europa y ser el referente mundial en el Mediterráneo... ( nunca lo sabremos).

Otras disputas:

Barcelona siempre ha ido a la vanguardia en la moda. Madrid, estos últimos años le ha querido quitar esta capitalidad. Del mismo modo pasa con la celebración de eventos deportivos y algunas actividades deportivas donde Cataluña es especialmente fuerte o en el poder congresistico y ferial de la ciudad condal.

Barcelona, por su tradición financiera, bien se hubiera merecido la capitalidad financiera del Estado, como lo es Nueva York en USA (siendo Washington la capital) o Milano en Italia (Roma).

Pero no es así, la competición Madrid vs. Barcelona va más allá de la lógica económica y empresarial, incluso cuando esta disputa va en detrimento del conjunto de España. Las razones políticas enturbian las razones de eficiencia o es que, Barcelona (Cataluña), simplemente...
..... siempre ha sido otra cosa.