martes, 15 de abril de 2014

VISUALIZA EL ÉXITO

Hay gente que visualiza mentalmente las cosas que quiere conseguir o los objetivos que quiere cumplir en la vida.

Se dice que las personas ganadoras, los triunfadores, tienen esta capacidad. Esta capacidad anticipa las emociones y las dificultades que el individuo se encontrará durante el proceso de logro del éxito; y de esta manera, se prepara previamente (e inconscientemente ) tanto a nivel psicológico como a nivel físico.

Se dice que el futuro lo crea aquél que es capaz de imaginarlo con más fuerza, ya que lo hace posible. Es una manera de anticiparse al futuro, y no hay manera más fácil de saber el futuro si eres tu mismo quien lo crea.  Si te fijas, todo lo que te rodea ahora mismo lo ha creado un hombre, un hombre que ha sido capaz de imaginarlo previamente.

En psicología deportiva se usa esta técnica para dar solidez emocional y decisión a los deportistas en los momentos cruciales. Esta técnica dará a los deportistas técnicos la habilidad y creatividad necesaria para resolver los conflictos de juego, y a los deportistas físicos ( agonistas/fondistas, ...) la determinación para exprimir  al 100% su organismo.

Visualizar un objetivo implica 2 cosas:

- Visualizar algo implica que tu cerebro (tu persona) tiende hacia este objetivo. Es decir, visualizamos cosas que nos hacen felices, que necesitamos o que son importantes para nosotros. Entonces, ser fiel a nuestras visualizaciones, sean cosas cotidianas o "delirios de grandeza", va a ser beneficioso para nuestra persona.
- Visualizar algo implica que tu cerebro ve factible la consecución o la aproximación a este éxito. Aquello que nuestro cerebro no es capaz de imaginar no es capaz de hacerlo. 

Volviendo a la psicología deportiva, visualizar el éxito es visualizar la felicidad extrema que vas a conseguir si ganas, y entonces, tu mente, va a querer "a toda costa" conseguir este estado de éxtasis que previamente ha saboreado.

EMPRENDER, crear negocios, o escoger el camino de tu vida es simplemente esto. Es visualizar un camino, una idea, y tener la determinación de andar el camino. 

Cabe decir que la determinación, la temeridad, son esenciales para atreverse con el objetivo; pero, si eres capaz de imaginarlo con la suficiente viveza, su logro te será algo menos extraño, menos lejano.



PD: Si no recuerdas haber visualizado nunca, por qué no te sientas en una silla vieja, te encierras en una habitación, apagas las luces.. y enciendes "tu" bombilla. Ya me dirás!