miércoles, 28 de junio de 2017

Y EL VOTO DEL UNIONISTA PRÁCTICO?

Hablando con unos cuantos unionistas hay unas cuantas cosas que me han quedado claras, y que me hacen entender la potencia del referéndum en Cataluña.

La primera es que un referéndum es resolutorio, ganan unos y pierden otros (y todos para casa). La primera razón de peso es que un referéndum va a solucionar el conflicto, para bien de unos y para mal de otros; pero va ser la solución salomónica que todo el pueblo necesita. Después del referéndum, todo se acaba (y a vivir otra vez!).

La segunda es que un referéndum sobrepasa las limitaciones partidistas, ya que votar SÍ o votar NO no es dar el voto a ningún partido político, sino a una causa; y las causas siempre van más lejos y son más nobles que las hipotecas lógicas de los partidos políticos. Y es por eso que un voto puro referendario, un simple SÍ o un NO a un proyecto político y/o a unas nuevas reglas de juego, va a superar de largo la afiliación política de unos y otros.

Por qué?

La respuesta es clara. Porque el votante, aún teniendo sus afinidades políticas (y en estos momentos muy marcadas) no deja de tomar decisiones racionales. Esta decisión racional, basada en el pragmatismo y la eficiencia y beneficio para uno mismo y los suyos, van a ser el factor determinante para el resultado del referéndum en Cataluña.

La tercera es que el proceso soberanista en Cataluña  está poniendo al descubierto “los tics” todavía totalitarios de un Estado Español víctima de 40 años de Franquismo.
Hoy en día no se puede negar que el proceso soberanista en Cataluña ha sido el mejor favor a todos aquellos que se consideran demócratas para demostrar al mundo que España, como democracia joven que es, necesita despellejarse de prendas anquilosadas y de maneras de “ordeno y mando” que tanto se extendieron en la España nacionalcatolicista.

La conocida Operación Catalunya, de la cual sólo sabemos el inicio de la madriguera de conejo, es la muestra clara de estos “tics” ilegales y perversos que se permiten algunos para defender la Sagrada Unidad de España, entre los cuales utilizar artimañas políticas, sobornos, espionajes, difamación, persecución ideológica, generación de pruebas falsas, ataques informáticos,…

Que el estado español utilice toda su fuerza y artimañas para aniquilar a la “disidencia política”, que puede gustar o no, pero la disidencia es siempre el indicador de la otra cara de la moneda, la otra manera de ver las cosas, la que se contrapone al pensamiento único…; es un grave síntoma de poca calidad democrática del Estado Español.

Y, el posicionamiento masivo de los MASS MEDIA, que están en tromba contra el secesionismo catalán, la falta de actitud crítica, la falta de empatía para entender las motivaciones de la otra parte; hacen dudar, también, de la independencia del cuarto poder.
No voy a hablar del Poder Judicial, que también da muestras de la fuerte injerencia que padece del Poder Ejecutivo, y que merece capítulo aparte.

Y la cuarta y última conclusión, y no por ello menos importante, radica en el empoderamiento del pueblo. Me explico:

-Un referéndum da poder al pueblo que lo ejerce.
-Una Cataluña independiente (con estructuras de estado) va a dar poder a sus gentes ( poder que actualmente se aglutina en Madrid)
-Una Cataluña independiente será castellana. Y lo será porque lo primero que pasaría en una Cataluña independiente va a ser la creación de un partido político que defienda y sea garante de la cultura castellana (y que va a tener la simpatía de más de la mitad de la población). Este hecho lo saben todos los unionistas, y puede ser capital.
-Una Cataluña independiente va a ser más rica. Esto es así y ya no lo discute nadie. El tema económico es un tema importantísimo a la hora de valorar la practicidad del voto. Todo el mundo quiere más dinero para uno mismo, para sus hijos y para sus familiares.
-Una Cataluña independiente va a tener mejores infraestructuras. Todos sabemos que, gobernados des de Madrid, es normal que prioricen el aeropuerto de Barajas por delante del de Barcelona y que hagan pasar el Corredor Mediterráneo por…. Madrid.
-Una Cataluña independiente va a ser Republicana.
Por qué España no permite hacer un referéndum sobre la monarquía o república? Por qué, en el siglo XXI, los españoles no podemos decidir si queremos mantener con dinero público  (o no) a un señor por el simple hecho de ser “hijo de”?
-… la lista de agravios de los catalanes es larga y extensa y no me voy a hacer pesado con ello. La encontrarán si tienen intención de saber las motivaciones de los catalanes soberanistas.

En definitiva, lo que realmente asusta a los dirigentes de los partidos unionista( PP, Cs, PSOE y, a saber, Podemos y Comuns) es que el proceso soberanista catalán resuelve, en sí mismo, unos cuantos temas que el estado español ha rehuido a tratar desde hace mucho tiempo.

Estos temas en los que el Estado Español ha pecado sobremanera, y sobre todo por inacción, pasotismo o menosprecio son:

-       -   Reconocimiento real y respeto a las nacionalidades históricas de la península y que, algunas de ellas, como el caso de Cataluña, se han autodenominado Nación ( sin estado ).
-          -Tumbar el estatuto catalán
-       -   No restituir el honor de las víctimas del franquismo.
-          -Cultivar y fomentar el anticatalanismo en España para fines electorales.
-          -Déficit permanente en inversión en infraestructuras en Cataluña.
-          -Déficit fiscal desmesurado.
-         - República en lugar de monarquía
-          -Hacer limpieza de dirigentes que son hijos directos de altos cargos del franquismo y que copan altas esferas de las instituciones del Estado ( hoy en día ).
-         


Es por todos estos argumentos, que puede haber parte del electorado afín a PP, PSOE, Cs y Podemos, que, aún comulgando con los postulados unionistas; puedan ver en el soberanismo catalán la oportunidad de “mover el árbol para que caigan manzanas podridas del estado”, o como oportunidad para empoderar a Cataluña y a sus gentes en lugar de Madrid; o quizás puedan apreciar el beneficio social y económico que una  (más rica) Cataluña independiente les pueda proporcionar a ellos y a sus familias; o que crean que “su Estado” se esté extralimitando con sus ataques a la disidencia política del soberanismo catalán.